La Ruta del Bakalao en el Museo

La Ruta del Bakalao en el Museo…Para aquellos que no lo conocen, decir que “La Ruta del Bakalao”, fue un movimiento que sucedió en España a finales de los años 70’s y los 80’s, extendiéndose hasta principios de los 90’s, miles de jóvenes de todo el país salían el fin de semana rumbo a la comunidad valenciana, camino de alguna de las discotecas mas famosas de aquel entonces…

La Ruta del Bakalao en el Museo

La Ruta del Bakalao en el Museo

No solo se trataba de un movimiento “fiestero”, alrededor de esta movida, surgieron múltiples sellos discográficos y un estilo musical denominado “Bakalao“, Valencia alcanzó renombre internacional, musicalmente hablando, y artistas como Chimo Bayo eran ídolos de masas en países como Japón o Alemania…esto es cultura y, el echo de ser reconocido como para ser expuesto en un museo, es algo que nos tiene que motivar.

La Ruta del Bakalao en el Museo

Un visitante en el Museo / Foto: TANIA CASTRO

Articulo de El País

50.000 personas llegaban a recorrer la carretera que discurre paralela al mar entre Valencia y la población arrocera de Sueca durante un fin de semana. Iban en busca de fiesta, de bakalao. Acudían al reclamo de la versión más popular y comercial de una ruta en la que los sonidos más asequibles y maquineros ya se habían impuesto en las pistas de baile sobre las múltiples posibilidades de la música electrónica.

Corrían los primeros años noventa y se exportaban miles de discos. Su nombre era sinónimo de diversión desenfrenada, música y drogas, de viernes a lunes. Era el inicio, sin embargo, de su degeneración y decadencia, según los puristas, los auténticos, los que vivieron diez años antes los principios de un fenómeno que tuvo lugar al mismo tiempo que la movida madrileña.

Entonces, un grupo de discotecas de playa, que agonizaban tras la resurrección que les insufló la fiebre de John Travolta, se reencarnaron en templos de música de vanguardia y en escenarios del cambio de tendencias sociales y culturales. Allí, un grupo de jóvenes pinchaba la música que traía de sus viajes a Manchester, Londres o Alemania, y la mezclaba sin ningún complejo en una coctelera en la que se podía agitar la new age de Win Mertens y el postpunk de The Cure, con una base de tecnopop, entre otros grupos que se degustaron aquí como primicia. También actuaban bandas de culto. El resultado eran sesiones estimulantes, innovadoras, lo nunca oído. La estética siniestra convivía con el colorido de las primeras drag queens en España y el aire filogay de los nuevos románticos. Era la Ruta del Bakalao.

“Un fenómeno netamente valenciano que logró exportarse internacionalmente”, explica Lluís Fernández, que ha tenido el atrevimiento de meter por primera vez en un museo la estigmatizada ruta. Lo ha hecho insertándola como una muestra en un proyecto expositivo más amplio titulado Ídolos pop, que ofrece una panorámica del pop español y valenciano, de Bruno Lomas a Nino Bravo, del guateque a la discoteca postmoderna. La exposición se inauguró ayer en el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (Muvim) y se podrá ver hasta el 2 de marzo…continuar leyendo el artículo.

Sin duda se trata de una buena noticia, siempre e pensado que la “fiesta” es algo mas que música, hay mucha cultura, mucho arte, mucha ciencia y tecnología detrás de cualquier evento musical…horas y horas de preparación por parte de todos los implicados, desde los trabajadores del local a los DJs, los encargados de la decoración, los visuales…estar en un museo no es mas que la confirmación de este echo.