Mis Derechos y Obligaciones como DJ

Este es un tema que ya se trato hace unos meses, pero que e encontrado ampliado y creo que puede ser interesante hacer un repaso, eso si, tened en cuenta que estoy hablando desde el marco legal Europeo, por lo que ni se si las leyes serán aplicables a otros países como los del continente Americano por ejemplo…

Poco a poco la situación va evolucionando, en uno o dos años, la profesión de DJ, podrá ser estudiada como una carrera profesional mas, así mismo, el reconocimiento de la labor de DJ es un echo, tan solo tenemos que ver la lista de famosos que se apuntan a la moda, aunque la profesión de DJ es mucho mas que esa moda, es una profesión que lleva forjándose durante unos 40 años…vivimos en una sociedad en la que el entretenimiento, el tiempo libre y el acceso a la cultura, han pasado de estar en un segundo plano, a ser uno de los ejes de actividad humana, no solo el mero entretenimiento, actualmente el ocio y el tiempo libre es uno de los motores de la economía moderna…

Todo esto implica unas obligaciones, no solo prepararse técnicamente y a nivel de cultura musical, al movernos en un tipo de actividad que involucra a muchas personas (otros artistas, organizadores, trabajadores del sector), tenemos que ser conscientes que existen obligaciones que debemos conocer e intentar cumplir, principalmente para evitar problemas…personalmente me e encontrado con mas de un desalojo y, e tenido el equipo de sonido del colectivo con el que estoy mas de un año confiscado por la policía, afortunadamente, hay unos cauces legales y el material se acaba recuperando…pero no solo el equipo, al trabajar con música de otros artistas y sujeta a derechos de autor, tenemos que ser escrupulosos en ciertos aspectos si no queremos llevarnos un susto…

1.     En cuanto a las herramientas del Dj

En primer lugar, se encuentran los instrumentos o controladores físicos que utiliza cualquier Dj: mesa de mezclas, platos, reproductor de CD, controlador MIDI, ordenador portátil, etc., los cuales se presume siempre la propiedad de quien lo posee en el momento. De la misma forma que nadie cuestiona que la guitarra o el micro del cantante son suyos, o como si se lo ha dejado prestado otra persona, pero en todo caso se presume que está legitimado para hacer uso. Por lo que no tenemos porqué llevar facturas de compra de nuestro equipo ni autorizaciones de nadie ni nada por el estilo…esto es importante a tener en cuenta incluso en fiestas “ilegales” o raves, solo un juez podrá dictaminar acerca de la titularidad del material, por lo que cualquier equipo o material confiscado, a de ir acompañado de un acta y un parte, que nos servirá para poder recuperar nuestro material.

En segundo lugar, tenemos los instrumentos de software, que a diferencia de los físicos, en este caso sí que necesitamos autorización para su uso en forma de licencia (licencia no significa siempre que sea de pago, también hay programas con licencias gratuitas). Dada la vulnerabilidad de su naturaleza que se presta fácilmente a la copia, la ley les da un tratamiento específico por el cual no se presume la legitimación de su uso simplemente por tener una instalación hecha en nuestro ordenador sino que tenemos que demostrar que su licencia es válida.  Aquí estaríamos hablando de programas de mezcla para Dj, programas de producción y edición musical, programas de reproducción y creación de playlist, etc. Además, desde el año 2004, el Código Penal castiga la simple tenencia en el disco duro de programas de crakeo para saltar sistemas anti-copia como son por ejemplo los típicos generadores de contraseñas. No obstante, la ley nos permite hacer copias de seguridad de aquellos programas que seamos usuarios legítimos por lo que podemos llevar encima, por ejemplo, los archivos de auto-instalación de programas que utilizamos en nuestras actuaciones en una memoria USB  por si sufrimos algún problema de configuración estando de viaje.

2.     En cuanto al material musical que utiliza el Dj

Sin duda hablamos de la materia prima de cualquier Dj, ya sean temas musicales completos o fragmentos de cualquier tipo (sample), el Dj actual utiliza y reutiliza multiples fuentes de sonido. Lo importante es determinar siempre el origen y la autoría del material que utilizamos para conocer los usos que se nos conceden. En el caso de temas completos suele ser bastante obvio pero cuando utilizamos bancos de samples no suele ser tan sencillo. Conocer las condiciones de uso del material que utilizamos es lo que condicionará los usos que le podremos otorgar a nuestra obra.

El material resultante tiene forma de sesión, dj set, live o como se quiera denominar, en todo caso podemos considerarla como una obra compuesta que se define en el artículo 9 de la Ley de Propiedad Intelectual. Como tal, significa que es una obra independiente cuya autoría pertenece al Dj pero esto no significa que podamos darle cualquier uso a este material resultante de buenas a primeras.

Aquí es donde entra juego el derecho de copia privada del artículo 31.2 de la Ley de Propiedad intelectual (¡no confundir con la copia de seguridad!) por el cual puedes copiar y reproducir cualquier tema musical o sample que te interese siempre que lo hagas para un uso privado y sin finalidad comercial. Esto significa que todas las sesiones o experimentos sonoros que hagas en tu estudio, con tu familia o en una fiesta con amigos y sin ánimo de lucro, es perfectamente legal y no necesita ningún tipo de autorización.

Ahora bien, si lo que pretendes es divulgar esa obra ya sea editándola en un CD o DVD para comercializar o simplemente colgarla en la red en un reproductor streaming y que la pueda escuchar todo el mundo para promocionarte o cualquier otro acto que exceda del derecho de copia privada, deberás asegurarte primero de que las condiciones de uso de cada uno de los materiales que utilizas te lo permite. Así por ejemplo si utilizas temas musicales y tienen copyright, necesitarás el permiso de cada uno de los titulares de los derechos de cada tema porque una licencia Copyright de por sí es restrictiva y no permite ningún uso. Si utilizas temas musicales con licencia Copyleft, aunque son licencias menos restrictivas, deberás observar la licencia en cada caso para asegurarte de los usos que se permiten. Y si utilizas samples o cualquier otro tipo de archivo de sonido, deberás adivinar la procedencia y examina la licencia de uso de su creador para evitar futuras sorpresas. En definitiva se trata de asegurarnos de que todos los propietarios de los derechos de cada uno de los materiales que utilizamos nos dan permiso para hacer lo que queremos hacer en definitiva con nuestra sesión, dj set o live porque si no, tendremos que pedirlo.

3.     En cuanto a la actividad profesional del Dj

Este es un tema bastante controvertido que trae confusiones a más de uno. El Dj en sus actuaciones es un prestador de servicios, como lo puede ser cualquier otro profesional que actúa por cuenta propia como lo es un músico, un mago o un monologuista. O bien puede tratarse de un empleado más de una discoteca o sala como lo es un camarero o un portero. La importancia de resaltar este aspecto es porque es única y exclusivamente el empresario, el obligado de cubrir con todas las obligaciones (permisos, seguros, licencias) necesarias para llevar a cabo la actividad económica. Naturalmente puede darse el caso de que el propietario del local sea el mismo Dj pero conviene separar estas dos figuras para entender las diferentes obligaciones de cada uno.

La música que suena en un local de ocio, tanto venga de una playlist programada como de un Dj de carne y hueso, genera los llamados Derechos de gestión colectiva que remunera a los autores por la utilización de sus obras con comunicación pública. En el caso de España, es la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) la encargada de gestionar su recaudación a través del cobro de unas licencias que emite para cada caso y siempre que se trate de temas musicales que se encuentren en su repertorio. La persona o empresa titular del negocio, por tanto, está obligada a regular esta situación mediante la adquisición y pago de dichas licencias. El Dj es un contratado o empleado más que responde solo ante quien le contrata o emplea respecto de su actividad profesional y nada más.

Otro aspecto polémico es el de la originalidad de los CD’s o la de los archivos que lleva el Dj en su portátil. Hemos de tener bien claro que el contenido de mi ordenador o de mi maleta de discos es personal y se encuentra dentro de la esfera de la intimidad personal por lo cual, como derecho fundamental recogido en la Constitución, tan solo puede ser examinado mediante autorización judicial motivada. Nadie tiene derecho a conocer el contenido de tu disco duro, CDs ni ningún soporte de información que lleves contigo. Si tiene algo que reclamar o tiene sospechas fundamentadas para eso ya están los cauces legales oportunos. Sobretodo debe quedar claro que el origen de los archivos que utilices, ya sea bien procedan de descargas P2P, copiado del disco duro de un amigo o mediante extracción de un CD original o de una descarga de pago, es totalmente irrelevante a los efectos de una actuación en directo porque no hay que confundir la originalidad de un soporte con la licencia de la obra que contiene. Esta es de las leyendas urbanas más extendidas, y se suele confundir inexplicablemente o interesadamente con la copia de seguridad por el cual supuestamente en algún lugar de la ley dice que debo tener el “original” en mi casa, si alguien lo encuentra que me lo diga por favor… ya que un CD original sé como es pero un archivo mp3 “original” que se supone que son los que me descargo pagando de una tienda online como iTunes o Spotify no sabría diferenciarlo de un archivo mp3 “copiado” o “ilegal”. Es totalmente absurdo porque es un tema de licencias no de originalidad o no del archivo o soporte, y por eso lo que sí está previsto en la Ley es el pago de las licencias por comunicación pública y hasta hace poco pagábamos también un canon por copia privada en el precio de los soportes y que queda por ver aún en qué acaba la cosa.

Fuentes:

SIDELEFT

EXGAE