El Maravilloso Mundo de las Discográficas

Este es solo un ejemplo mas del los miles de casos de este tipo que se dan, bandas, artistas o DJ’s que firman con una discográfica, para después darse cuenta de que han firmado un pacto con el diablo, de echo se pueden encontrar incluso casos de artistas que terminan debiendo dinero a las discográficas…por suerte, hoy en día las cosas van cambiando poco a poco y, cada vez es mas habitual que sea el propio artista el que controle su obra…por mi parte siempre e apoyado y seguiré haciéndolo, la cultura libre y el hecho de que sea el propio artista el que controle y distribuya su trabajo, de echo estoy trabajando en un nuevo proyecto encaminado en ese sentido, un portal de música donde el propio artista, DJ, o productor sea el máximo beneficiado de su trabajo…pero es algo todavía en fase de desarrollo, así que no os voy a desvelar la sorpresa, tan solo deciros que se trata de una forma diferente de vender música, totalmente orientada al DJ…

Lester Chambers

Soy el antiguo cantante de una banda de los años ’60. Actué ante miles de personas en el Atlanta International Pop Festival, el Miami Pop Festival, el Newport Pop Festival y el Atlantic City Pop Festival. No he despilfarrado mi dinero en drogas o una casa lujosa. Hubo de transcurrir desde 1967 hasta 1994 antes de que viera mi primer cheque por el cobro de mis derechos de autor.

Los gigantes de la música para los que trabajé sólo me pagaron por 7 de mis álbumes. Nunca he visto un penique en concepto de royalties de los otros 10 discos que grabé. Nuestra canción de más éxito fue licenciada a aproximadamente 100 películas, espacios televisivos y anuncios sin nuestro permiso.

Una gran cadena de televisión utilizó nuestra canción para un anuncio emitido a nivel nacional y la paga que me llegó fue de 625 dólares. Tengo 72 años y trato de vivir con 1.200 dólares al mes. Sweet Relif, una organización caritativa, recoge donaciones para mí. Sólo el 1% de los artistas puede permitirse demandar a las discográficas. Yo pertenezco al otro 99%.

La persona que se esconde tras el disco de oro y ese gran cartel de denuncia es Lester Chambers, antiguo cantante del grupo de soul rock The Chambers Brothers. Su canción más conocida fue Time Has Come Today, un tema que ha sido versionado, entre otros, por los Ramones, Joan Jett o Willy DeVille y ha aparecido en películas como The Zodiac y en series tan conocidas como CSI, Anatomía de Grey y Me llamo Earl.